Inicio Nacional Tras la caída de Romero Deschamps, en redes cuestionan: #YNapoleónCuando

Tras la caída de Romero Deschamps, en redes cuestionan: #YNapoleónCuando

Luego de que se anunciara que tras 26 años, Carlos Romero Deschamps dejó su cargo como Secretario General del Sindicato petrolero, usuarios en redes sociales cuestionaron que Napoleón Gómez Urrutia, otro de los líderes sindicalistas más longevos y corruptos en México, siga al frente del sindicato minero.

Y es que las historia de ambos personajes tienen algo en común: el tufo a corrupción.

Para empezar, Romero Deschamps presentó su renuncia al cargo en medio de las indagatorias en su contra por enriquecimiento ilícito y lavado de dinero.

La caída de deschamps viene pese a que en diciembre de 2017 había sido reelecto para cumplir un periodo más que finalizaría en 2024.

Romero Deschamps, De 75 años de edad, llegó a la dirigencia del sindicato en 1993 luego de que Sebastián Guzmán cumpliera con un corto liderazgo tras la deposición en enero de 1989 de Joaquín Hernández Galicia, La Quina.

Ha sido 5 veces legislador, tres de ellas como diputado federal y dos veces como Senador. Siempre por la vía plurinominal, es decir, nadie ha votado por él, pero siempre ha gozado de fuero para protegerlo. 

El mayor escándalo de su trayectoria fue el llamado «Pemexgate», una acusación de la administración encabezada por Vicente Fox, por un desvío de mil 100 millones de pesos desde el sindicato petrolero a la campaña del priista Francisco Labastida Ochoa, en las elecciones presidenciales del 2000.

Increíblemente, por ese escándalo Romero Deschamps nunca fue castigado.

El dirigente gremial fue intocable en los sexenios de los priistas Carlos Salinas, Ernesto Zedillo y Enrique Peña, y los panistas Vicente Fox y Felipe Calderón.

Pero la historia de Gómez Urrutia no es muy distinta. Desde 2006, la vida del líder sindical Napoleón Gómez Urrutia ha estado marcada por la polémica debido a un desvío de 55 millones de dólares para el sindicato en octubre de 2004, pero que desaparecieron, por lo que 2 mil 800 mineros lo demandaron. 

Incluso la interpol emitió una ficha roja para su detención. El siguiente paso de “Napito” fue huir del país y exiliarse junto con su familia en Vancouver, Canadá.

A pesar de los múltiples señalamientos de corrupción en su contra y de seguir en medio de la polémica por una estancia cargada de excesos y con dinero de procedencia inexplicable, Gómez Urrutia no tiene procesos judiciales pendientes en México.

Y lo que es peor, hoy goza de una cercanía al presidente Andrés Manuel López Obrador que le permitió regresar impunemente a México, enfundado en la bandera de Morena y tomando una curul en el senado.

Como se ve, ambos personajes forman parte de la parte más oscura del sindicalismo mexicano, como en su momento también lo fue Elba Esther Gordillo al frente del sindicato de maestros, por lo que no se entiende que la caída de cada uno de ellos se de con tantos años de diferencia, pues hay pruebas suficientes como para poder encarcelarlos.

No extraña a nadie entonces el clamor de las redes sociales: ¿Y Napoleón Gómez Urrutia, cuándo?

MAS LEIDOS

Realizan paro contra acoso en 11 escuelas y facultades; la UNAM...

Ciudad de México.- La UNAM enfrenta una oleada de protestas contra el acoso sexual de maestros y alumnos contra las mujeres. Al...