Inicio Nacional La incongruencia de Ricardo Raphael

La incongruencia de Ricardo Raphael

La renuncia del analista político Ricardo Raphael al Instituto Mexicano de la Radio (IMER) se debió, según al también periodista, a los recortes presupuestales que se aplicaron desde el Gobierno Federal en la estación de radio pública, sin embargo esa lógica no es congruente con su permanencia en Canal Once.

Tras anunciar en redes sociales que la de ayer era la última emisión de su programa Réplicas, Ricardo Raphael parece estar en desacuerdo con el abandono de los medios públicos en el país, sin embargo le pasa de lado que aún trabaja en uno (con un sueldo que excede los 40 mil pesos) y que el abandono a los mismos viene de sexenios atrás.

Basta ver que en el portal de transparencia del Gobierno Federal, existe al menos un contrato por 312 mil pesos para “conducir y transmitir de manera verbal mensajes e información, realizando eventualmente entrevistas y redactando y sintetizando información”.

¿Por qué estar en desacuerdo en la forma en cómo se maneja IMER pero no aplicar el mismo criterio para el Canal Once?

¿Y cómo queda en este caso Canal Once, que tiene entre sus filas a una persona que abiertamente ha expuesto su rechazo al manejo actual de los medios públicos del país?  

Bien dicen que el pez por la boca muere y tal parece ser el caso de Ricardo Raphael, quien escribió el pasado 14 de abril un artículo en la revista Proceso titulado “El intelectual imperial”, en el que cita al teórico italiano Antonio Gramsci, quien acuñó el término “intelectual orgánico”.

Para Raphael, los “lacayos del poder” son intelectuales orgánicamente corruptos: “cometen asociación delictuosa en contra del tesoro público porque viven de él y amarran su lengua con él, porque luchan desesperadamente por ser consejeros del príncipe, porque no tienen el coraje para decir la verdad y, sobre todo, porque no agregan valor social”.

Esta reflexión sobre la ética de los “intelectuales” del gobierno, también aplica para el propio Raphael, quien como comunicador en un medio de información del Estado, como lo es Canal Once, también vive del “tesoro público”.  

Y lo que puede ser la cereza del pastel es que, tras la renuncia al IMER, Ricardo Raphael viajó a Rusia para tomar un descanso, ¿coincidencia?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MAS LEIDOS

AMLO aplicaría facultad del Estado ante amparos vs. aeropuerto en Santa...

Ciudad de México.- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, adelantó que ante los amparos que se han interpuesto por la...