Marco Antonio como víctima de desaparición forzada, exige la ONG

Marco Antonio como víctima de desaparición forzada

El caso de Marco Antonio ha sacudido México de nuevo. Estudiantes en la UNAM, familiares, ciudadanos y organizaciones defensoras de los derechos humanos, se hicieron escuchar y exigieron justicia en redes sociales y otros medios. El caso retumba en todo México debido a las incongruencias que se presentan de éste. Por ejemplo, se han cambiado tres veces las versiones de los policías involucrados, así como el encubrimiento de los presuntos policías responsables.

¿Qué debemos saber sobre el incidente de Marco Antonio?

Marco Antonio Sánchez Flores, estudiante de la Preparatoria 8 de la UNAM, fue detenido el martes 23 de enero mientras tomaba fotografías de un mural. Durante 5 días, el joven de 17 años estuvo desaparecido, hasta que el domingo 28 de enero, el Secretario de Seguridad Pública capitalina, Hiram Almeida, indicó que fue liberado de un Ministerio Público de Tlalnepantla. Sin embargo, una hora después fue localizado en el municipio de Melchor Ocampo, a donde sus padres fueron a recogerlo. Marco presentaba maltrato tanto físico como emocional, mostraba golpes e incluso no recordaba su nombre, como muestran fotos y videos.

La ONG en un pronunciamiento conjunto – firmados por 76 ciudadanos y 39 organizaciones, colectivos y asociaciones – solicitó la investigación con base en la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, en otras palabras, como desaparición forzada.

Lo que hay que recalcar sobre este caso es que, ni por estar a meses de las elecciones para presidencia, los derechos humanos se respetan. No es de gran sorpresa, lamentablemente, que en México las desapariciones se presenten constante – e incluso nos atrevemos a decir que –  diariamente.

La problemática en México ante desapariciones de personas es la falta de impunidad ante los presuntos responsables, la falta de investigación de los casos y la incompetencia de nuestros representantes. Además de un control absoluto sobre la poca – e incluso, dudosamente verídica- información presentada de los casos. Incluyendo en este asunto que si uno mismo trata de consultar información en el sitio oficial de Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED) expedida por el gobierno, curiosamente no redirecciona la página de “Consulta Pública”.

Se necesitan más que marchas y paros, más de grilla y maldiciones en redes sociales en contra del gobierno. Por muy cliché que se escuche, el cambio empieza por uno mismo. ¿Cómo esperar que un presidente lea si el promedio de lectura en México sólo el 2% de la población tiene el hábito de lectura?, ¿Cómo esperar que los policías de tránsito no acepten mordidas si da “flojera” hacer la cola para verificar el automóvil y mejor damos para “el chesco”? Es por eso que no hay que decir, hay que hacer. Exige justicia pero trata a todos por igual.

 

“No me creas demasiado optimista; conozco a mi país, y a muchos que lo rodean. Pero hay signos, hay signos.

Julio Cortázar

Comments

comments