Haciendo el circo más grande

Hagan sus apuestas, no hay a cuál irle, tan malo el pinto como el colorado, como para que ahora nos pongan de candidatos a quienes son expertos en las actuaciones dramáticas: Los de la farándula para presidente.

Quizá hay muchos políticos que no son famosos. Hay otros que son muy famosos, pero que carecen de respeto por parte de algunos sectores, ya sea porque olvidan libros, porque no llenan estadios o porque se quieren ir a lugares inhóspitos si no ganan.

Pero ¿qué tal aquéllos que aprovechan la fama bien ganada en otros terrenos para incursionar en la política?

Hay de todos colores y sabores. Los más recurrentes son los deportistas, boxeadores campeonísimos que son noqueados al llegar a la arena política, corredores, marchistas y algunos de ámbitos como el arte, el periodismo y la literatura.

Morena sorprendió esta semana al designar al actor y productor Sergio Mayer como virtual candidato a diputado federal por el distrito 6 federal en la delegación Magdalena Contreras.

Los políticos profesionales parecen haber llegado a su punto más bajo en las encuestas de popularidad, lo que ha llevado a los partidos a buscar figuras con más arrastre entre las multitudes aunque no tengan ninguna experiencia en cargos electivos.

Esto sólo nos deja claro que la política mexicana se ha convertido en una telenovela con matices que sobrepasan laa realidad en muchos sentidos.

Ojalá los mexicanos den cuenta de ello y no cometan errores en las próximas elecciones

 

Comments

comments