Tragedia en Interlomas ¿Y CICSA? ¿Dónde están los responsables?

Tragedia en Interlomas ¿Y CICSA? ¿Dónde están los responsables?

Dos personas murieron al caer una máquina retroexcavadora este miércoles sobre varios vehículos en la lateral de la Vía Magna en Interlomas, Huixquilucan.

Ni tardo ni perezoso, el alcalde del municipio, Enrique Vargas; sin ofrecer información sobre la situación actual o el estado de los heridos,  acusó al gobierno del Estado de México como responsable de la obra de donde cayó maquinaria pesada. De inmediato, dijo que la obra era estatal y no municipal.

Lo malo es que apenas hace unas semanas sus funcionarios de gobierno, en pleno inicio de la época electoral, habían quitado todo rastro del gobierno estatal para colocar en su lugar sendas mantas en las que se atribuía la obra al municipio  ¿Qué paso entonces? ¿Quién es responsable de la construcción?

Mientras tanto, la constructora de la obra en que es utilizada la maquinaria, Consorcio de Ingenieros Constructores y Consultores (CICSA), lamentó el “desafortunado incidente” y aseguró en un comunicado que colabora con las autoridades del Estado de México, “brindando apoyo a las personas que sufrieron las consecuencias del siniestro, así como con las investigaciones para determinar las causas del mismo”.

Cabe mencionar que la empresa responsable de la obra es la que tiene una licitación para la pista 3 del nuevo AICM  que “fue la más alta” con una calificación de 93.25 puntos, de los cuales 43.25 fueron por su propuesta técnica y 50 por la oferta económica, con lo que “superó a seis de los consorcios”.

Slim hizo ‘equipo’ con otros empresarios como Jerónimo Gerard (GIA+A), Olegario Vázquez Aldir (Prodemex) y Carlos Hank (La Peninsular)

En esta licitación internacional se presentaron 35 empresas nacionales y 15 internacionales de países como Brasil, España, Portugal, China y Canadá, las cuales formaron consorcios que presentaron 16 propuestas de manera conjunta o individual. Sin embargo, fueron desechadas nueve de las 16 propuestas de los consorcios porque no cumplieron con temás técnicos o económicos.

Aunque el gobierno federal presumió de máxima transparencia y de que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) lo asesoró en “integridad” y “mejores prácticas”, no evitó que los primeros contratos para el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) se asignaran a constructoras relacionadas por vía familiar y de negocios con el priismo mexiquense.

No olvidemos que también la organización estuvo involucrada en el asunto de la línea 12 del metro, en la cual “curiosamente” salieron limpios porque un tribunal en materia administrativa falló a favor de su subsidiaria Carso Infraestructura y Construcción (CICSA), ICA, y Alstom, por lo que quedó sin efecto la “liquidación unilateral” que el gobierno de la Ciudad de México quería cobrar al consorcio.

En unos meses ya ni siquiera se acordarán de encontrar a los responsables de esta desgracia. Nuevamente, la tragedia se hizo presente en una construcción “de las más importantes en el sexenio de la infraestructura”. Pero a los mexicanos aún nos queda la esperanza de que al menos se castigue a los responsables.

Comments

comments