No necesitamos una liberación, sino alguien que nos libre

A partir de hoy se liberan en todo el país los precios de las gasolinas y el diesel, por lo que la Secretaría de Hacienda dejará de publicar los precios máximos de los combustibles.

Sin embargo, la dependencia anunció que mantendrá los estímulos fiscales en el impuesto a los combustibles con el fin de evitar variaciones abruptas en los precios. Pero todos sabemos que aunque nos prometan que no hay afectaciones, cada vez estaremos peor.

Ya se les olvidó que cuando era candidato a la Presidencia, Enrique Peña Nieto prometió no subir los precios de las gasolinas. Apenas iniciado su sexenio, estos subieron. Después ligó indebidamente el precio de la gasolina con la reforma energética y lo hizo cuando prometió que se acabarían los “gasolinazos”. Pero de “regalo” de Navidad nos receta un aumento de un día para otro.

Las cosas no han mejorado desde entonces, y en el Gobierno no pueden sorprenderse de la fuerte reacción de rechazo que ha generado ésta y todas las situaciones de miseria e inseguridad que sufrimos los mexicanos.

A ellos sólo se les ocurre presentar a un candidato que en vano se esmera en explicar las razones económicas del incremento de la gasolina. José Antonio Meade se expresa bien pero se encuentra con mexicanos que ya están hartos de escuchar y ver siempre lo mismo. Para la mayoría de los mexicanos, el incremento de la gasolina es una muestra más de que el Gobierno le ha fallado, en todos los aspectos posibles.

Necesitamos una responsable política de austeridad, endeudamiento, de combate a la corrupción y la impunidad a quienes han saqueado Pemex y los estados, causa primera de la necesidad de los gasolinazos. ¿O será que lo que queremos es alguien que nos devuelva la fe?

Comments

comments