Línea 12 del metro, prueba de la ineficiencia de autoridades mexicanas

La ampliación de la Línea 12 del Metro, que va de Mixcoac a Observatorio, presenta el retraso de un año en su proceso constructivo, pues la primera etapa, que incluye la edificación del túnel, debía estar lista para diciembre de 2016, según el contrato, pero las labores todavía siguen… ¡Qué sorpresa!

Parece que en cada obra a beneficio de la sociedad, siempre existe alguna deficiencia; los responsables no pueden entregar en tiempo y forma lo que prometen. Por supuesto, la sociedad es quien paga los platos rotos de la ineficiencia. Antes del sismo del 19 de septiembre, la Secretaría de Obras reportaba un avance general de 23%, ¡EN CASI 10 MESES!

La administración capitalina había indicado que esta extensión estaría lista para finales de diciembre de 2018, pero funcionarios reconocen que difícilmente se podrá cumplir esta meta – al menos lo reconocen, pero por supuesto no aceptan sus debidas responsabilidades-.

Las otras dos etapas de la Línea Dorada todavía están en proceso. Por ejemplo, la construcción de las dos estaciones en Observatorio y Valentín Campa, apenas arrancarán.

Lo más grave del asunto es que el contrato con el consorcio constructor se ha modificado en dos ocasiones debido a la falta de recursos por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En los dos convenios modificatorios se han rectificado las cantidades a ejercer del anticipo de más de 300 millones de pesos que fue acordado con las empresas; lo que provocó cambios en los planes de ejecución de la obra… El dinero tenía que hacerse presente, las autoridades mexicanas son expertas en desviar recursos públicos.

La Secretaría de Obras ha anunciado que el servicio se restablecerá hasta finales de 2018, lo que implica un retraso de un año. Debido a esto, la segunda fase que es la obra electromecánica también se pospondrá. Sólo nos queda esperar a ver hasta cuando deciden terminar la construcción.

Comments

comments