Discriminación, presente en el futbol mexicano

El Club de Futbol Monterrey permitirá que en el próximo clásico norteño puedan acceder al Estadio BBVA Bancomer, con camisas de Tigres, únicamente los asistentes a los exclusivos palcos Premium, debido a que ellos están bien identificados, explicó la directiva de Rayados.

Mediante un comunicado, la directiva de ‘La Pandilla’ informó que los aficionados tienen prohibido llevar al partido programado para el sábado 18 de noviembre, camisa o accesorios relacionados con el equipo de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), pues lo consideró de “alto riesgo”.

Las acciones se tomaron luego de que en el Clásico 112 hubo una serie de incidentes violentos dentro y fuera del estadio, al ser detectadas agresiones de seguidores de Rayados a asistentes al juego que portaban playeras de Tigres. Por estas golpizas 32 personas fueron detenidas y dos de ellas vinculadas a proceso por delitos relacionados con las agresiones.

Las manifestaciones en contra de este decreto comenzaron a aparecer. La directiva de Tigres calificó de ridícula esta medida; el Congreso local se propuso enviar un exhorto al club albiazul para que revierta la medida y permita el libre acceso de todos los aficionados con las camisas de su preferencia.

Es bien sabido que los partidos entre Monterrey y Tigres se viven al máximo entre los aficionados del norte; es una pasión fomentada desde hace muchos años y aunque sí representa un riesgo -como cualquier clásico alrededor del mundo-, las medidas que ha tomado la directiva no favorecen a la seguridad, más bien fomentan la discriminación.

La zona Premium es el área más exclusiva del Estadio de Monterrey. Según información dada a conocer por el club, para esta área el inmueble cuenta con dos niveles de suites con 324 habitaciones… ¿Quiénes tienen acceso a estos lugares? Por supuesto, los de un nivel socioeconómico alto.

¿En verdad sólo dejarán entrar a las personas que tengan un palco premium? Es discriminación económica en su máxima expresión. Se olvidan que también hay muchas familias que acuden al estadio para apoyar a su equipo, que la rivalidad es una tradición del norte y que acciones como estas fomentan el clasismo en el futbol mexicano.

Por otro lado, es mucha coincidencia que lo anterior se después de que la Directiva de Televisa firmara un acuerdo de 5 años por los derechos de transmisión de Tigres, así como que Televisa Monterrey diera a conocer un supuesto comunicado emitido por la Federación Mexicana de Futbol, en el que se acusa a José González Ornelas, presidente del Consejo de Administración de Rayados y miembro del Comité de Comercialización de la FMF, de filtrar información confidencial al Grupo América Móvil. Además, existen rumores del presunto contrato de Monterrey con Fox Sports, canal deportivo en donde uno de los mayores accionistas de la cadena es Carlos Slim…

Estas medidas de la directiva de Rayados van más allá de sólo proteger la seguridad de los aficionados. Una vez más el magnate de las telecomunicaciones ha utilizado el poder de su monopolio para favorecer sus intereses y sobrepasar a sus rivales de formas no sanas para la competencia. Sin duda, un caso más donde el poder sobrepasa la honestidad y legalidad en México.

Comments

comments