Colegio Rébsamen: Escombros de un reverendo cochinero

Los trabajos en las zonas de desastre continúan. Sin embargo, también es tiempo para que las autoridades comiencen a deslindar responsabilidades. Sobre todo, porque parece que algunas de las construcciones colapsadas por el sismo del pasado 19 de septiembre presentaban irregularidades solapadas o “no vistas” por las instancias correspondientes. Corrupción, pues. El Colegio Rébsamen podría ser un ejemplo de esto.

Después de la desgracia y la desinformación, algunos medios solicitaron información sobre el inmueble a través del Instituto de Verificación Administrativa de la Ciudad de México (INVEA), y dieron a conocer que la edificación mantenía un historial de irregularidades y el uso de suelo del terreno era habitacional, a pesar de esto se le permitió funcionar como escuela.
Los propietarios de la escuela habían adquirido para su funcionamiento un certificado de derechos adquiridos falso, por lo que el mismo INVEA presentó una denuncia penal contra el colegio por falsificación de documentos, pero la escuela seguía operando.

Sin embargo, ya no saben a quién echarle la bolita porque el INVEA afirma que son las delegaciones las responsables de los permisos de construcción y dictámenes técnicos de la estructura.
Por su parte, la jefa delegacional Claudia Sheinbaum, dijo que el Colegio Enrique Rébsamen estaba bien construido y que tenía todos los papeles en regla, y afirmó que la cuestión del uso de suelo era asunto que le competía Seduvi, no a la jefatura delegacional. Por último reconoció que la escuela estuvo suspendida dos veces, una en 2010 y otra en 2014, pero que no había de qué preocuparse, pues “la escuela pagó sus multas”.

Es impensable que ante la tragedia algunos sigan pensando en los intereses particulares, pero es así, la jefa delegacional Claudia Sheinbaum, intenta mantener limpia su imagen frente a la posibilidad de su candidatura por Morena, para gobernar la CDMX el próximo 2018, sin embargo, en redes sociales, ya suena el río con afirmaciones que la responsabilizan por omisión o por corrupción, del colapso del colegio.

Escandaloso. La escuela tenía graves deficiencias en su construcción. Era un edificio al que se le fueron haciendo añadidos. Los responsables de la tragedia son cada uno de los funcionarios delegacionales que avalaron el funcionamiento, los del gobierno de la ciudad que lo habilitaron, la SEP que dio los permisos también. Todos son responsables de las muertes de los niños y los trabajadores de la educación del Colegio Rébsamen.

 

Comments

comments