¿Crisis espiritual o simples “Incidentes”?

vaticano21

Desde hace muchas décadas, la Iglesia se ha visto involucrada en innumerables problemas, que con poca frecuencia fueron denunciados. Sin embargo, desde la década de los 90, empezaron a salir a la luz pública muchas irregularidades que se cometían en el marco del catolicismo, dando pie a escándalos a nivel mundial. En medio de esta crisis, los dirigentes del Vaticano se han esforzado en los últimos años por hacer frente a esta serie de cuestiones que han empañado la imagen del clero.

Durante la última década del siglo XX, el mundo empezó a conocer otra cara de la Iglesia católica, cuando en Irlanda y Estados Unidos se registraron las primeras denuncias contra sacerdotes por abuso a menores. Desde entonces, estalló una ola de acusaciones de este tipo, pues quienes habían sido víctimas de la pederastia y guardaron silencio durante años, se motivaron a confesar sus experiencias.

Así, las demandas por estos casos de abusos sexuales en el marco de la Iglesia, también han incluido a la jerarquía católica, debido a que muchos de los afectados aseguran que en ocasiones, obstaculizan las investigaciones, no reportan los crímenes o encubren a los sacerdotes pederastas moviéndolos de Parroquias para evitar su detención y juicio. Sumado a esto, en días recientes la Policía de Italia finalizó una orgía gay con drogas organizada por el exsecretario del cardenal Francesco Coccopalmerio en el Vaticano. Al identificar al prelado fue detenido y remitieron a la clínica Pío XI para desintoxicarlo. Después de esto el cardenal se encuentra en retiro espiritual en un convento de Italia.

Las autoridades llegaron hasta ahí debido a quejas de la constante llegada de invitados al departamento por parte de los vecinos. Y aumentó las sospecha la presencia de un auto de lujo con la placa de la Santa Sede. El cardenal Coccopalmerio, presidente del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos, queda sin duda tocado con este escándalo. En el Vaticano nadie se cree que no supiera nada, y según cuentan, solían trabajar juntos hasta muy tarde. Él mismo había propuesto a su secretario como obispo de alguna diócesis. Esto conforme al sitio, Infovaticana.

La Santa Sede nunca parece tener suficiente motivo de escándalo, además que para muchos el Vaticano comparte terreno con el sauna gay más grande de Europa. Desde que estallaron en la década de los 90, los escándalos que salpican a la Iglesia Católica, con numerosos casos de sacerdotes implicados en abuso de menores, no han cesado. Las recientes noticias echan leña al fuego a la polémica sobre la discutible ‘santidad’ de algunos miembros de la Iglesia.

La Iglesia católica se mueve con doble moral al defender la familia para que los homosexuales no puedan adoptar hijos, pero se olvida de los sacerdotes pederastas que se aprovechan de su investidura clerical para manosear niños que fueron encargados por sus padres para recibir una orientación espiritual y de valores.

Comments

comments