El narcisismo político se apodera de las calles en México: Colonia ‘Peña Nieto’ y parque ‘Angelica Rivera’

conspi

Ciudad de México.-  A pesar de ser el presidente de México con menor aprobación en toda la historia, pronto se le hará ‘honores’ al ponerle su nombre a una colonia; mientras que a la Primera Dama se le dedicará un parque, ambos en Tijuana.

No es reciente que a las calles, parques, museos o cualquier espacio público se le haya impuesto el nombre de algún político, alabando -la mayoría de las veces sin razón- al personaje mencionado e incitando a su narcisismo.

La prueba más contundente es Enrique Peña Nieto, quien tiene una colonia en Veracruz y otra en Tijuana con su nombre. Además, en ésta última habrá un parque comunitario que llevará por nombre Angélica Rivera, como ya se llama un fraccionamiento también en Veracruz y una estancia infantil en el Estado de México.

Inclusive, aquellos que han sido objeto de polémicas, señalamientos por corrupción o son perseguidos por la justicia, tienen nombre de alguna calle: Hay un salón que lleva por nombre Javier Duarte de Ochoa, en Veracruz; un bulevar denominado Guillermo Padrés, en Sonora, pero el más renombrado en nomenclaturas tamaulipecas es Tomás Yarrington Ruvalcaba… los tres presos por su corrupción.

Trascender en la sociedad es un acto que la mayoría de los políticos busca en su mandato, sin embargo se les olvida que hacer su trabajo correctamente y sin corrupción deja huella imborrable en los mexicanos; a cambio de eso, son adictos a rendirse homenaje bautizando calles y espacios públicos con su nombre, creyendo, erróneamente. que esa es la forma de ser recordados.

Comments

comments