Inversión segura en Morelos

GracoRam

Ciudad de México.- Es una pena que en la actualidad, los gobiernos destaquen por las muertes, las mentiras y la corrupción que generan cada vez que buscan hacer realidad sus más oscuros intereses y sinceramente, para los mexicanos, no es una novedad.

En Morelos, el gobernador Graco Ramírez destaca por sus grandes labores de nepotismo, incapacidad y falta de eficacia en la lucha contra la delincuencia. Además, presenta un cinismo único, pues no le importa que morelenses sean testigos de cómo parientes y hasta amigos del mandatario trabajen cómodamente en la administración, como su exesposa Olga Durón, quien en 2013 fungió como Coordinadora General del Instituto Morelense de Radio y Televisión donde ganaba -al mes-, 14, 375 pesos.

También está el caso de su hermano, Rafael Bolívar Garrido, quien actualmente funge como Subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda Sustentable y al mes recibe un sueldo de 59, 327 pesos.

Javier Pérez Durón, sobrino de su exesposa, se desempeña como Fiscal General de Morelos, sin embargo en la página de Transparencia del estado, casualmente no aparece su sueldo.

Y no termina ahí, pues la Secretaria de Turismo, Mónica Reyes Fuchs, pareja sentimental de Pablo Ernesto Ramírez Garrido Durón, hijo del primer matrimonio de Ramírez, recibe 70,000 pesos mensuales.

Al respecto, José Manuel Tablas, Diputado Local del Partido Acción Nacional, asegura que “es lamentable que el señor gobernador esté poniendo gente de su familia, gente con un conflicto de interés en los espacios que tiene que ver con el quehacer político, con el quehacer judicial, con el quehacer de seguridad pública en este estado, con el quehacer de las políticas públicas”.

¿Y qué han hecho las autoridades al respecto? Por supuesto, nada, pues para ellos es “normal” involucrar a la familia en este tipo de puestos, cuando ni siquiera tienen la capacidad y el conocimiento para ejercerlos como debe ser.

No cabe duda que los de abajo, siguen los pasos del Presidente de la República, pues al parecer ya es una moda involucrar a la familia en cuestiones políticas.

Por eso estamos como estamos…

Comments

comments