María de los Ángeles Pineda Villa: él administraba; ella tenía el mando

Ciudad de México- La figura de María de los Ángeles Pineda Villa como pieza clave en los hechos del 26 y 27 de septiembre en Iguala, Guerrero, marca la presencia de la violencia que ha acompañado a esta mujer en los últimos años y al municipio del que tomó el control.

Es la esposa del ex presidente municipal perredista José Luis Abarca Velázquez, pero también es una mujer directamente ligada al narcotráfico, y a la presencia de grupos criminales en la comunidad, Guerreros Unidos, que controlan a la policía municipal de varias regiones guerrerenses.

El matrimonio formado por Salomón Pineda Bermúdez y María Leonor Villa Ortoño tuvo cinco hijos, Julio Guadalupe, Alberto, Mario, María de los Ángeles y Salomón, quienes desarrollaron su vida entre los estados de Guerrero y Morelos.

La familia completa, con el tiempo estuvo ligada a dos de los grupos criminales más violentos del país, en la década de los 90 y 2000, el Cartel de los hermanos Beltrán Leyva, quien disputaba las plazas de esas entidades al sur de país, con el Cartel del Pacífico, que encabezaba Joaquín El Chapo Guzmán Loera, detenido el 22 de febrero del presente año en Mazatlán, Sinaloa.

Cuando los Beltrán Leyva operaban al servicio de ‘El Chapo’, de acuerdo con información de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) de la Procuraduría General de la República (PGR), los integrantes de la familia Pineda Villa operaban en Zihuatanejo, Guerrero, y en municipios de Morelos.

Poco a poco los integrantes de la familia Pineda Villa, fueron encontrando su destino y pagando las consecuencias de sus actividades relacionadas con el crimen organizado.

Ocurrió la fracción entre los Beltrán Leyva y el Cartel del Pacífico, y los integrantes de la familia Pineda Villa permanecieron leales a los primeros, bajo el mando de Arturo y Héctor Beltrán Leyva.

El matrimonio de Salomón y María Leonor fue detenido y presentado, junto con otras 12 personas, el 6 de mayo de 2009, como integrantes de una célula de los Beltrán Leyva que operaba en Morelos.

En esa ocasión, a partir de las investigaciones de la entonces Secretaría de Seguridad Pública, se indicó que el matrimonio Pineda Villa era el responsable de la operación de narcomenudeo en esa entidad.

Meses más tarde murieron abatidos, en septiembre de ese año, Alberto, a quien podaban El Borrado, y Mario, El MP, y sus cuerpos fueron encontrados en predios cercanos a la Autopista del Sol, también en Morelos.

El 16 de diciembre de 2009, elementos de la Secretaría de Marina-Armada de México lograron un golpe importante al abatir en un departamento del conjunto residencial Altitude, de Cuernavaca, a Arturo Beltrán Leyva, El Barbas, El Jefe de jefes, líder de ese grupo criminal.

En estas acciones realizadas en el fraccionamiento Punta Vista Hermosa, de la capital morelense, también murieron cuatro integrantes del grupo de custodia del capo, y el mando del grupo quedó a cargo de Héctor Beltrán Leyva, el H o El Ingeniero, quien fue capturado el pasado 1 de octubre, en San Miguel de Allende, Guanajuato.

El deceso de Arturo, y la falta de control de Héctor en el grupo ubicado en Guerrero, impactaron en la estructura del grupo, y en Guerrero se fragmentaron los integrantes de ese clan y se conformaron las bandas identificadas como Guerreros Unidos, Los Rojos, La Barredora, el Cartel Independiente de Acapulco y el Cartel de la Sierra.

Comments

comments