Replican en Cuba revelaciones de presunto complot de EUA

Ciudad de México –  Radioemisoras y medios digitales oficiales cubanos publicaron hoy detalles de una investigación periodística sobre un presunto nuevo programa secreto del gobierno de Estados Unidos contra Cuba.

El estudio, de acuerdo con estos medios, entre ellos la web Cubadebate, fue realizado por la agencia de noticias estadunidense Associated Press (AP), según la cual el plan involucró a jóvenes venezolanos, costarricenses y peruanos.

En el centro de la investigación aparece citada como autora del programa secreto la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

Hasta el mediodía del lunes, ningún funcionario gubernamental cubano se ha referido en público al tema, que surge en momentos en que cumple 15 años de prisión el contratista estadunidense Alan Gross acusado de atentar contra la seguridad del país caribeño.

El presunto plan habría comenzado en octubre de 2009 y su objetivo era “organizar la subversión interna en la isla”.

Los medios digitales cubanos señalaron que este es un programa adicional al ZunZuneo, conocido como el Twitter cubano, puesto en marcha por la USAID también en 2009.

En Washington, la USAID negó que un programa de fondos autorizado por el Congreso para empoderar a los cubanos para acceder a más información y fortalecer la sociedad civil sea secreto.

“Este trabajo no es un secreto ni es encubierto”, apuntó la USAID en un comunicado al referirse a la investigación de AP.

“Por el contrario, es importante para nuestra misión de apoyar los valores universales, acabar con la pobreza extrema y promover a sociedades democráticas y resistentes”, añadió el comunicado.

Según la investigación de la agencia de noticias, el gobierno de Estados Unidos envió en 2009 a los jóvenes a Cuba usando como fachada supuestos programas cívicos y de prevención de la salud. Se buscaba que los jóvenes incitaran una rebelión, indicó el informe.

La supuesta operación clandestina habría puesto en peligro a los jóvenes, en momentos que el contratista estadunidense Alan Gross había sido arrestado en el país caribeño.

Según la información de la agencia estadunidense de noticias, los jóvenes trabajaron encubriendo para quién lo hacían, y se hacían pasar por turistas que viajaron alrededor de la isla buscando personas que pudieran reclutar y convertir en activistas políticos.

Según la investigación, las autoridades cubanas cuestionaron quién realmente estaba financiando la operación y los jóvenes extranjeros estuvieron a punto de arruinar su cometido de “identificar a potenciales actores capaces de provocar un cambio social”.

La agencia de noticias refirió que sólo uno de los jóvenes recibió un seminario de 30 minutos sobre cómo evadir los operativos de la inteligencia cubana, pero aparentemente no contaban con una red de protección en caso de que llegaran a ser atrapados.

Indicó que alrededor de una docena de latinoamericanos trabajaron para el proyecto en Cuba por un salario que pagaba a partir de 5.41 dólares la hora.

Con información de Notimex

Comments

comments